NEWSLETTER NOVIEMBRE 2020

 



Cuidar el agua en un verano en pandemia



Hacer un uso responsable del agua, un recurso cada vez más escaso, ayuda al medioambiente y al presupuesto de las familias.

Este verano será único. El impacto del covid19 se ha sentido en todos los aspectos de la vida de las personas, lo que hará singular la temporada que se avecina. En los últimos meses, las familias han pasado más tiempo en sus casas y es posible que muchas pasen ahí también sus vacaciones.

El alza en las temperaturas conduce a un mayor consumo de agua: más calor, más sed, más necesidad de hidratación, más riego, duchas más largas y actividades recreativas. Todo suma y genera más demanda sobre un recurso que se encuentra bajo presión. La zona central de Chile enfrenta una sequía de más de una década y todo apunta a que la menor disponibilidad de agua es permanente en gran parte del país.

“Las personas no siempre tienen conciencia del consumo de agua de las actividades diarias. Pero una regla simple es calcular que de una llave abierta salen entre 10 y 12 litros de agua por minuto. Por ejemplo, una ducha de 10 minutos son 100 litros de agua y regar el jardín por 25 minutos, son 250 litros de agua”, explicó Jessica López, presidenta ejecutiva de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios, Andess AG. “En Chile, el promedio de consumo en los hogares es de unos 142 litros por persona al día, similar al de Inglaterra, pero superior al de otros países europeos”

Además del cuidado de un recurso escaso, hay otra razón para cuidar el agua: es bueno para el bolsillo. Entre las regiones de Arica y Parinacota y La Araucanía comenzó a regir el límite de sobreconsumo, es decir, las viviendas que tengan un consumo muy superior al habitual tendrán que pagar un precio más alto por los metros cúbicos que excedan el límite.

El Reglamento de la Ley de Tarifas de Servicios Sanitarios (D.S. N°453 de Ministerio de Economía) establece una tarifa de sobreconsumo para asegurar que las empresas cuenten con la capacidad que se construyen para atender la mayor demanda de agua de la temporada. El mecanismo diseñado por el regulador busca asegurar que sólo paguen sobreconsumo quienes usan agua sobre el límite de sobreconsumo establecido en la Ley.

Para clientes domiciliarios, la tarifa de sobreconsumo o “tarifa punta” se aplica a los metros cúbicos que exceden de 40 m3 mensuales o sobre el promedio de los consumos facturados entre abril y noviembre de cada año, si el promedio es superior a 40 m3. Por ejemplo, una familia que consuma habitualmente 18 m3 al mes, tiene un límite de sobreconsumo de 40 m3. Eso quiere decir que, si durante el verano un mes consume 45 m3, pagará 40 m3 a la tarifa normal y 5 m3 con una tarifa más alta. Si mantiene su consumo habitual, o sube a 25 m3, no pagará tarifa de sobreconsumo – aunque su cuenta sí será más elevada, por la mayor cantidad de agua consumida.

Otro caso puede ser el de una familia grande, con un promedio de consumo mensual de 52 m3 durante el periodo abril-noviembre. Si en el verano sube su consumo a 60 m3, pagará los 52 m3 a precio normal y 8 m3 con recargo.

Las empresas de agua potable informan el límite de sobreconsumo a las personas en sus boletas. El límite es amplio (40 m3 son 40 mil litros de agua, equivalentes a 330 litros diarios por persona en una familia de cuatro integrantes) y no más allá de un 5% de los clientes pagan tarifa de sobreconsumo.

“Es importante que todos adoptemos hábitos de consumo eficientes, de modo de usar el agua que se necesita, sin desperdiciarla. No hay un mal momento para ahorrar agua, pueden ser acciones como reducir uno o dos minutos de la ducha o regar de noche y por menos tiempo. La suma de pequeños gestos hará una diferencia” dijo López.

Recomendaciones

• Revisa periódicamente las llaves del agua y las cañerías para evitar pérdidas. También se pueden detectar fugas observando que la lectura del medidor no corra si tienes todas las llaves cerradas.

• Aprende a leer tu medidor de agua y anota la cantidad que usas cada semana; así podrás conocer tu consumo.

• Cierra las llaves del agua mientras te enjabonas al bañarte o lavarte las manos. Se pierden unos 20 litros de agua cada 2 minutos si dejas el agua corriendo.

• Usa un vaso al lavar tus dientes: sólo necesitarás la mitad para enjuagar tu boca y el resto para limpiar tu cepillo. Si dejas el agua corriendo, desperdiciarás más de 15 litros de agua.

• Toma baños cortos. En una ducha puedes gastar entre 80 y 120 litros de agua. Si aún no nos vamos a bañar, se recomienda no abrir la ducha, ya que con 40 litros nos alcanza para un buen baño.

• Verifica que el flapper del estanque del WC funcione adecuadamente. Si no cierra bien, estarás desperdiciando muchos litros de agua por día.

• Riega jardines y macetas por la noche o muy temprano para evitar la evaporación.

• Prefiere plantas que requieran poca agua. Aprovecha las plantas nativas, incluso las cactáceas, pues consumen menos agua.

• Al regar con aspersores, ajústalos para no regar partes pavimentadas o que no lo necesiten.

• Emplea mangueras con boquilla ajustable y si las dejas solas, usa un sistema de control por tiempo. Una manguera olvidada puede derrochar más de 600 litros de agua por hora.

• Utiliza un balde para lavar el auto, en vez de una manguera con agua corriendo.

• Infórmate en tu sanitaria de las fechas de inicio y término del periodo punta.


volver>>



Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 23251478